Skip to content

Guía definitiva: 13 consejos para resolver pruebas psicométricas.

¿Te han pedido que respondas una prueba psicométrica como parte del proceso de contratación para un trabajo? Si es así, entonces sabes que puede ser una experiencia estresante. Pero no te preocupes, hay maneras de prepararte y aumentar tus posibilidades de éxito.

Somos Psicotest y hemos evaluado a más de 5 millones de personas en 26 países durante más de 20 años, puedes confiar en nosotros.

¿Qué son las pruebas psicométricas?

En primer lugar, es importante entender qué son las pruebas psicométricas. Básicamente, se trata de un conjunto de pruebas diseñadas para medir tus habilidades y aptitudes.

Se utilizan en el proceso de contratación para ayudar a las empresas a determinar quién es el candidato más adecuado para el puesto de trabajo o bien para ayudar al departamento de Recursos Humanos a detectar necesidades de capacitación y definir planes de carrera de los trabajadores.

El periodo de contratación más intenso suele ser en el final del año o en el principio del siguiente. Por lo tanto, es importante estar preparado en caso de que te enfrentes a una prueba psicométrica en este período. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a resolver estas pruebas con éxito:

13 consejos para resolver pruebas psicométricas.

ANTES

  1. Descanso suficiente
  2. Buena conexión a Internet
  3. Prepara tu espacio y tiempo
  4. Practica
  5. Uso adecuado del tiempo
  6. Lee atentamente
  7. Sé honesto contigo mismo
  8. Cuidado con las mentiras
  9. Pausa
  10. Suelta
  11. Sé amable contigo mismo
  12.  Agradece y pregunta
  13. No te rindas

Debes tener un estado de ánimo claro mientras te preparas y haces una prueba psicométrica. Una buena noche de descanso, alimentarte bien, beber suficiente agua y mantener una actitud tranquila y positiva son el primer paso para tener un buen desempeño en tus pruebas.

Antes de comenzar la prueba, asegúrate de que tienes una conexión a Internet estable y rápida. Si tienes problemas con la conexión durante la prueba, puede generar frustración o confusión y dificultar que completes tu prueba y envíes tus respuestas a tiempo.

Elige un lugar tranquilo y sin distracciones para resolver tus pruebas psicométricas. Te puede ser útil tener un poco de agua a la mano y algo ligero para comer entre pausas, si te sientes muy nervioso, masticar chicle puede ayudarle a tu cuerpo a relajarse durante las pruebas. Asegúrate de que no serás interrumpido.

Tal vez te interese: LINK A UNO DE NUESTROS ARTÍCULOS

DURANTE

Aunque no puedes saber exactamente qué tipo de pruebas te encontrarás, las plataformas de pruebas psicométricas en línea suelen contar con una sección de ejemplo que te permitirá leer con detenimiento en qué consiste cada sección y responder unas preguntas a modo de práctica.

Asegúrate de entender los requisitos y la estructura del examen, incluyendo el tiempo límite y el número de preguntas. Las pruebas psicométricas en línea a menudo tienen un tiempo límite, por lo que es importante gestionar tu tiempo de manera efectiva. Intenta no perder demasiado tiempo en una sola pregunta.

Asegúrate de leer atentamente todas las instrucciones, preguntas y opciones de respuesta antes de elegir. No te dejes llevar por tu primer impulso y toma el tiempo necesario para considerar cada opción. Si no estás seguro de la respuesta a una pregunta, selecciona la que más se acerque a lo que responderías.

Aunque es tentador tratar de maquillar las respuestas o fingir ser alguien que no eres en este momento, es importante ser honesto contigo mismo al responder las preguntas. Las pruebas psicométricas se basan en patrones y estadísticas y están diseñadas para medir tus habilidades y aptitudes reales, esto ayuda a los reclutadores a posicionarte en el puesto donde serás más eficiente, productivo y feliz.

Contrario a lo que pudieras pensar, en las pruebas psicométricas no vas a sacar respuestas buenas ni malas, pero como los exámenes están diseñados para encontrar discrepancias y contradicciones en las respuestas, si mientes puede verse reflejado en tus resultados.

Enfócate en ser sincero, evita correr el riesgo de perder credibilidad por intentar elegir la respuesta ‘correcta’.

Haz una pausa entre pruebas si necesitas descansar. Algunas pruebas pueden incluir intervalos de descanso, por lo que te conviene aprovechar esta oportunidad para mantenerte alerta, estirarte un poco, beber agua, tomar un descanso.

DESPUÉS

No te preocupes demasiado por tus resultados. Los exámenes psicométricos son solo una parte del proceso de selección y no determinan tu aptitud para el trabajo por sí solos.

No te desanimes si no obtienes los resultados que esperabas, cada persona tiene fortalezas y debilidades diferentes.

No dudes en agradecer a tu reclutador la oportunidad de postularte al puesto y de preguntar sobre tus resultados y cómo pueden afectar tu candidatura.

Si no consigues el trabajo, no te rindas. A veces, hay muchos candidatos calificados para una sola posición y no siempre es fácil predecir quién obtendrá el trabajo. Sigue adelante y sigue buscando oportunidades que se ajusten a tus fortalezas y objetivos profesionales.

Recuerda que, no solo buscas que te contraten, sino que también buscas a una empresa que te haga bien, a veces, que te rechacen es lo mejor que te puede pasar, porque eso significa que ese no es el lugar adecuado para ti.